martes, 3 de septiembre de 2013

DEDITOS DE QUESO


  Hay mucha variedad de "deditos de queso", pero yo la primera vez que lo probé fue en casa de una colombiana, y desde ese momento he buscado y buscado la forma de hacerlos de esa forma y por fin lo he logrado.
   En este caso lo he hecho con un queso colombiano, que compré en Carrefour, pero se puede hacer con otro tipo de queso que sepa fuerte pero que cuando se caliente se funda.

Ingredientes (25 unidades):
  • 1/2 kg harina
  • 1 cdita de sal
  • 2 cdas de azúcar
  • 135 gr de mantequilla
  • Agua fría o leche
  • Queso
  • 1 cdita levadura en polvo
  • 1 huevo
Pre-elaboración:
 Debemos dejar la mantequilla fuera de la nevera para que se ablande un poco.
  Cortamos el queso en tiras de 2x2 cm.

Elaboración:
   En una fuente echamos la harina, la mantequilla, el azúcar, la sal, la levadura y el huevo. Y con la mano vamos mezclando, procurando deshacer la mantequilla. Después de mezclarlo lo ponemos en una superficie limpia, y hacemos un volcán. En el centro del volcán vamos echando la leche o el agua fría (para mi queda más sabroso con leche).



 Vamos amasando con las manos hasta obtener una masa pegajosa, pero que no se pega en las manos. Cuanto más la trabajamos mejor nos saldrá el dedito.

   Tapamos con un papel de cocina humedecido. Y dejamos reposar unos 20 minutos para que la levadura actúe


    Pasado el tiempo de actuación de la levadura, con la superficie enharinada y un rollo de cocina también enharinado, cogemos porciones de masa y las aplastamos bien, cuanto más fina la masa mejor. Y cortamos con un cuchillo tiras como de 2 cm., como vemos en la foto.


   Cogemos el palito de queso y lo vamos enrollando en espiral, procurando que no se vea nada de queso, puesto que si se ve cuando lo vayamos a freír se puede escapar el relleno, y además quemárnos.



  Sin tardar mucho tiempo, para que no se nos humedezca la pasta que los envuelve, los freímos en abundante aceite. No debermos poner el fuego muy alto, porque se nos quemaría el envoltorio y no fundiría el queso (para mi gusto esta vez que los hice se me tostó demasiado la masa). 


   Sacamos en un plato cubierto con papel de cocina para que nos chupe el exceso de grasa y lo servimos tibios.
  
Nota: si no queremos hacer muchos, podemos guardar la masa envuelta en papel film en la nevera y usarla al día siguiente.